.

 

APTERA

INTRODUCCIÓN HEROON DE APTERA




 

 

INTRODUCCIÓN

Aptera, una de las ciudades-estado más importantes de Creta, se encontraba al noroeste de la isla. Los límites de sus dominios eran al oeste el territorio de Kidonía, al sur probablemente el territorio de Lapa y al este el cabo Drépano. Su privilegiada situación sobre la extensa meseta de la colina que domina al sureste el golfo de Suda y controla a la vez la amplia región de su entorno, resultó ideal para su desarrollo en un potente centro comercial y político. Con sus dos puertos, Minoa y Kísamos, en los respectivos lados de la entrada del golfo, aseguraba el control de todo el movimiento marítimo.

La referencia a Aptera más antigua se presenta en las tablillas de la escritura lineal B. Pero los hallazgos arqueológicos, de acuerdo con las informaciones de que disponemos hasta ahora, comienzan en el s.VIII a.C. Por otra parte, su abandono definitivo se sitúa en el s. VII d.C., probablemente tras un fuerte terremoto o los devastadores ataques de los árabes. Las fuentes escritas, principalmente los testimonios epigráficos, muestran que su período de mayor auge fue la temprana época helenística
, en la que la ciudad empezó a acuñar su propia moneda y se fortaleció económica y políticamente. La conquista romana supuso en cierto modo el debilitamiento de la ciudad a un nivel político, pero a la vez su desarrollo en la producción agrícola, de acuerdo con los planes del poder romano. La gran llanura que rodeaban las murallas helenísticas y que no fue jamás habitada en su totalidad, así como las fértiles planicies al sur y oeste de la colina, ofrecían los suelos idóneos para una rentable explotación agropecuaria. Los edificios visibles o parcialmente descubiertos nos presentan la imagen de una ciudad floreciente ya desde principios de la época imperial.

 

 

LAS INSCRIPCIONES DEL HEROON DE APTERA*

En Aptera se descubrió recientemente en una excavación realizada por la arqueóloga griega V. Niniou-Kindeli una parte de un heroon1, cerca de la entrada principal de la ciudad, entre el antiguo camino y la fortificación del lado occidental. Un conjunto de tumbas de forma de cista y una aislada en forma de fosa, que se encontraron saqueadas ya desde la antigüedad tardía, se pueden fechar indirectamente por la cerámica descubierta en los rellenos de las tumbas y por las inscripciones reutilizadas en sus paredes, desde la época clásica hasta el s. II d.C. Un segundo conjunto de tumbas en forma de cista se puede datar en el s. VI o VII d.C. Entre los dos conjuntos hay cinco pilares, enteros o parcialmente conservados, construidos con tres piedras angulares cuadradas de arenisca, con moldura en la basa y en el coronamiento, que se apoyan en la roca del lugar tallada a nivel. Cuatro tienen inscripción y lo mismo podemos suponer para el quinto que se conserva sólo en su parte inferior. En uno de ellos la inscripción nos ha llegado completa, mientras que en otros dos, que se han conservado parcialmente, sólo aparece la palabra hêrôa o algunas letras.

 


Figura 1


Señalemos además que una piedra angular de tamaño más pequeño con la inscripción probablemente completa se encontró reutilizada como pared del lado estrecho de una de las tumbas más recientes. Cabe suponer que existían otras inscripciones, de igual o menor tamaño, con nombres de héroes, las cuales se destruyeron durante la construcción de las tumbas cristianas, cuando las tumbas más antiguas fueron saqueadas.

En la parte aún no excavada del lugar, al sur de los pilares, ha sido descubierta la base de un edificio, así como una parte de una columna sin estrías con basa jónica. Entre los pilares y el lugar no excavado se encontraron además muchos elementos arquitectónicos caídos. Todos estos datos evidencian la existencia de un monumento funerario, con toda probabilidad relativo al heroon.

 


Inscripción No. 1 (Figuras 2a y 2b)


Pilar de arenica bastante dañado en la parte superior, la cual se conserva sólo parcialmente en el lado derecho al de la inscripción, y fragmentado en algunos puntos de la basa, sobre todo en el lado de atrás y en el de la izquierda. Tiene moldura en la basa (13 cms. de altura) y en el coronamiento. Presenta inscripción en uno de sus lados, la cual está bien conservada a excepción de la primera línea en la que algunas letras han sido ligeramente dañadas. Se apoya en la roca natural que está tallada a nivel y que se conserva bien a excepción de la parte posterior izquierda que está fragmentada.

Por el tipo de letra la inscripción se puede datar a finales del s. I o principios del s. II d.C. aproximadamente.

Dimensiones: altura 116 cms.; anchura frontal y lateral del cuerpo central, 54,5 y 53 cms. respectivamente; anchura de la basa 74 cms.

Altura de las letras: 5,5-4,9; 5-4,7; 5-4,7 (: 8); 5,3-5,1.

Espacio interlineal: 19 cms. aproximadamente (al borde de la moldura superior); 1,2-1; 1,5-0; 2,7-2,5; 46 (al borde de la moldura inferior).

--------------

Figura 2a
Figura 2b
«La ciudad (ha honrado) a Praxíoco hijo de Filetero como héroe.»

Comentario
El nombre ha sido documentado sólo en cretense. Aparte de esta inscripción, aparece en otra inscripción también de Aptera, de finales del s. II a.C. (ICret.II.III, N.34), y en Mileto referido a un cretense en una inscripción del 223-222 a.C. (Milet 1.3, 38c, 4).

, usual en griego, ha sido atestiguado en cretense en otros dos ejemplos en los que no se indica el nombre de la ciudad a la que pertenece.

Las inscripciones sepulcrales públicas en las que el difunto recibe el título honorífico de son usuales durante la época imperial. A título ilustrativo citemos, por ejemplo, una inscripción similar grabada también en un pilar de parecidas dimensiones a los de Aptera, ha sido encontrada recientemente en Mesene. El texto de esta inscripción, datada por el primer editor en el s. I d.C., dice así: .

 

 

Inscripción No. 2 (Figura 3)


Pilar de arenisca fracturado en la parte superior y bastante dañado en el lado de la parte central en el que se encontraba la inscripción, la cual se ha perdido casi enteramente. La basa con su correspondiente moldura está deteriorada en todos los lados, sobre todo en el de la derecha. La roca natural en la que se apoya el pilar, se conserva bien.

Se fecha como la anterior.

Dimensiones: altura conservada 83 cms.; anchura frontal y lateral del cuerpo central, 57 y 55 cms. respectivamente.

Altura de las letras: 4,3; 5,3.

Espacio interlineal: 6 cms.

Figura 3

 

 

Inscripción No. 3 (Figura 4)


Pilar de arenisca fracturado en la parte superior y dañado en varios puntos de las partes central e inferior. Conserva la basa con la moldura, mutilada en el lado izquierdo al de la inscripción. La roca natural en la que se apoya el pilar, está fracturada en el lado izquierdo.

Fechada como la anterior.

Dimensiones: altura conservada 82 cms.; anchura frontal y lateral del cuerpo central, 55 cms; anchura de la basa 85 cms.

Altura de las letras: 5,7-5,5.

Figura 4

 

 

Inscripción No. 4 (Figuras 5a y 5b)


Pilar de arenisca fracturado en la parte superior y ligeramente dañado en el borde inferior derecho del cuerpo central. La basa con la moldura se conserva bien a excepción del lado frontal que se encuentra algo dañado. Sólo presenta grabada una letra en el extremo superior derecho del lado frontal. La roca tallada a nivel en la que se apoya el pilar, se conserva bien.

Fechada como la anterior.

Dimensiones: altura conservada 86 cms.; anchura del lado frontal y lateral del cuerpo central, 56 y 53,5 cms. respectivamente; anchura de la basa 78 cms.

Altura de la letra: 6,5.

.......

Figura 5a
Figura 5b

 

 

Inscripción No. 5 (Figura 6)


Piedra de arenisca que se halló reutilizada en una de las paredes de una de las tumbas cristianas del s. VI o VII d.C. que se descubrieron en el heroon. Se conserva actualmente en el Depósito de Antigüedades de Aptera (Nš Inventario EP 18). Dado que los cristianos utilizaron piedras del lugar del heroon para construir sus tumbas, cabe pensar que se puede tratar en este caso de una pieza perteneciente a un pilar que no se ha conservado.

Las letras son algo más recientes que las de las inscripciones anteriores, de la segunda mitad del s. II d.C. aproximadamente.

Dimensiones: altura 57 cms.; longitud 45 cms.; grosor 25-27 cms.

Altura de las letras: 4-3,5; 4,5-4 (: 5,5); 4,5-4 (: 5).

Espacio interlineal: 4-3,5 (al borde superior); 7,5-6,5; 3,5; 31 (al borde inferior).

Figura 6
«A Emilio Caridemo como héroe.»

Comentario
Si la piedra formaba parte de un pilar similar al de las inscripciones anteriores, se podría restituir delante del texto conservado: .

El empleo de las formas o , transcripciones griegas del nombre latino Aemilius, ha sido señalado en griego en inscripciones principalmente de época imperial. En Creta estas formas, aparte de este lugar, aparecen ya en inscripciones de época helenística referidas a romanos (ICret.II.III, N.5.A.6, Aptera, s. II a.C.; ICret.III.IV, N.10.10, Itano, s. II a.C.) y en inscripciones de época imperial (ICret.III.III, N.7.29, Hierapitna, s. II d.C.; ICret.IV, N.313.4, s. IV d.C.).

El nombre , frecuente en griego, ha sido documentado en Creta en otras dos ocasiones: Chalketorion (FGrH 244, de fecha incierta) y Oleros (ICret.III.V, N.2, s. I d.C.).


* Para este estudio, véase a A. Martínez-V. Niniou-Kindeli, «Inscripciones del heroon de Aptera, (Creta)», ZPE 138, 2002 270-272 y «El heroon de Aptera (Creta) y sus inscripciones», Fortunatae 12, 2000-2001 (en prensa). Las fotografías de las figuras 1, 2A y B, y 4 han sido realizadas por Elías Eliadis, y las restantes por Ángel Martínez. Doy las gracias, por las facilidades dadas para la realización de este trabajo, a la Directora del Museo Arqueológico de Chaniá, María Andreadaki-Vlazaki, y a la arqueóloga de este Museo, V. Niniou-Kindeli. Expresamos también nuestro agradecimiento a los vigilantes de antigüedades de Aptera, Giorgos Mastradonakis y Nikos Kelaidis.

1 Para una mayor información sobre esta ciudad, véase, p.ej., AD 48 (1993), B2, 473-474 y AD 49 (1994), B2, 721. Para Aptera durante la época de la dominación romana, véase además V. Niniou-Kindeli y G. Christodoulakos, «Romaiki Aptera. Mia proti prosengisi», en Actas del Congresso Internazionale Creta romana e protobizantina, Iraklion, Creta, 23-30 Septiembre 2000 (en prensa).